Factores condicionantes del encalostramiento en los lechones

compartir en:
corral-de-partos-preparado
No hay nada que influya más en la supervivencia del lechón que la ingesta adecuada de calostro, que supone un aporte de energía e inmunidad.Lo más común es que entre un 50-75% de los lechones que se mueren lo hagan en las primeras 72 horas de vida.La variabilidad de la producción de calostro por cerda y la ingesta por lechón es muy grande.Existe una gran relación entre la cantidad de calostro ingerida por los lechones y la mortalidad, tal como se muestra en la tabla 1.tabla1 

Está muy bien saber que los lechones tienen que tomar al menos 200 g de calostro. Mejor sería 300-400 g, pero eso en granja no es medible y por lo tanto no se puede plantear como un objetivo. En cambio sí que es fácilmente medible la mortalidad pre-destete.

 

tabla2

grafico1
Los aplastados pueden ir desde un 32% (Holyoate, 1995) a un 83% (Koketsu,2006).

Hay grandes variaciones en las causas de mortalidad, el momento en el que se producen y, probablemente más aún, en cómo se registran. Es importante implementar sistemas de toma de datos sencillos (Tabla 3 y 4) y rigurosos con el fin de obtener información útil y que pueda controlar la persona que los implemente. Cualquier medida que vaya encaminada a mejorar la ingesta de calostro debería tener repercusiones sobre la mortalidad pre-destete. El uso de un sistema de datos adecuado debe permitir medir el éxito o no de la medida en sí.

tablas

 

La ingesta de calostro, el frío, los aplastados y los no viables, están interrelacionados entre sí.

 

Factores condicionantes de la ingesta de calostro

  • Tamaño del lechón al nacimiento: 28 g más de ingesta por cada 100 g más de peso al nacimiento (Devillers, Farmer, Dividich y Prunier, 2006).
  • Vitalidad del lechón.
  • Tamaño de camada: al aumentar el tamaño de camada no aumenta la producción de calostro como sí ocurre con la leche, por lo que su disponibilidad disminuye entre 22-42 g/día si la camada aumenta en un lechón (Dividich, 2005).
  • El tiempo desde el nacimiento hasta el primer amamantamiento afecta a la producción de calostro, 11g menos por cada minuto de retraso. (Declerck et al, 2015).
  • Orden de los lechones al nacer: hay estudios que dicen que no afecta, pero otros si encuentran una influencia en la ingesta de calostro y otros lo relacionan con la mortalidad pre-destete.

 

Medidas a tomar para mejorar la ingesta de calostro

  • Tamaños medios de lechón de 1200g o menos al nacimiento: acentuar la alimentación de la cerda en gestación en U sin que eso signifique un aumento del consumo medio en los 115 días de gestación.
  • Control térmico general: las horas de encalostrarse son especiales, con mayor requerimiento de calor y con una utilización del espacio del corral muy diferente al resto de la lactación.

 

Corral de partos preparado

Foto 1. Corral de partos preparado. Foto cortesía de Jordi Ventura.

Debemos tener en cuenta que muchos partos se producen de madrugada, y por tanto hay que considerar las oscilaciones térmicas a lo largo del día, las corrientes de aire, la humedad, etc.

En caso de tener suelos de cemento o metálicos, que son mucho más fríos que los suelos de plástico, puede ser necesario poner un cañón calefactor.

  • Control térmico individualizado: una medida habitual para facilitar el encalostramiento del lechón pequeño es cerrar en una caja o nido a los más grandes para reducir la competencia. Es conveniente antes que eso, cerrar, secar y calentar a los pequeños para que tengan energía suficiente para encalostrarse.

Tendremos que mover los lechones en zonas frías del corral a la zona de calor.

Caja que puede hacer funciones de caja cerrada, con la apertura hacia el separador, o caja abierta

Foto 2. Caja que puede hacer funciones de caja cerrada, con la apertura hacia el separador, o caja abierta

Molestar a los lechones que están dormidos junto a la ubre materna durante el amamantamiento puede incentivar la ingesta y permite ver con claridad qué lechones tienen problemas. Un lechón que no está comiendo, que está perdiendo temperatura o con riesgo de aplastamiento debe trasladarse al nido.

El lechón situado a la espalda de la cerda sobre un slat metálico será baja casi seguro a no ser que hagamos algo. Vemos claramente que los lechones marcados en rojo necesitan ayuda: calor y acceso con menos competencia a la ubre. En azul se pueden marcar candidatos a ir a otra cerda para bajar la competencia en una camada muy numerosa.

 

Control de las adopciones

Las adopciones para igualar camadas son una tarea importante y tienen que tener su tiempo específico de ejecución en la rutina de la granja. Si preguntamos en una granja: ¿cuando haces las adopciones? Muy probablemente la respuesta será:” yo muevo los lechones a las 24 horas de haber nacido”.

Sí, ¿pero eso cómo funciona?. En la realidad ocurre lo siguiente: supongamos una granja en que el horario laboral cubre hasta las 19.00 h y en el que las adopciones se hacen a las 9:00 h. Si registramos en la ficha de la cerda, la fecha del parto y cuando observamos el primer lechón (que nos puede servir para controlar presencia o no en la asistencia de los partos) entonces se moverán lechones que han nacido entre las 23:00 h del día anterior (parto de 4 horas) y las 19:01 h de un día antes, es decir lechones que han estado 10 horas y lechones que han estado 38 horas con su madre.

Para tener un mayor control es conveniente escribir la fecha y la hora cuando se supervisan partos.

Para asegurar que los lechones que movemos con menos horas de vida de las recomendadas están encalostrados, podemos usar un sistema para marcar los primeros lechones que nacen, que tienen buen tamaño y que hemos visto encalostrándose. Antes de terminar la jornada, cuando tengamos camadas con 19 lechones o más, se pueden mover los lechones marcados como encalostrados. Esto puede disminuir aplastados y la excesiva competencia.

También se pueden hacer camadas con los más débiles, y después sólo mover a los más fuertes, para optimizar la utilización de las mamas. Sea como sea, es aconsejable minimizar el movimiento de lechones.

 

Conclusión

Para optimizar la productividad es fundamental tener una adecuada ingesta de calostro y para que eso sea una realidad a nivel de granja comercial, hay que prestar mucha atención a pequeños detalles que marcan grandes diferencias. Los cambios se tienen que estudiar, decidir implementar, medir y vuelta a empezar.